Fe de hechos fue un performance que surgió de mis propias experiencias en este proyecto: de escuchar, acompañar y trabajar con cientos de mujeres para desarrollar distintos proyectos artísticos o como parte de éstos. Además de operar como una fe de hechos de lo que muchas vivieron, la obra también reveló cómo sus historias me han tocado y movido.

La acción inició cuando el público entró al espacio para encontrarme amasando una masa negra sobre el suelo. Después, pausadamente fui narrando cada una de las historias de violencia hacía mujeres que tenía presentes en ese momento. Se trató de alrededor de veinte recuentos que distintas mujeres han compartido conmigo y que he cargado por mucho tiempo, algunos desde hace más de cuatro años. Con la intención de separarme de ellos, los fui materializando, uno a uno, en trozos de masa envueltos en fieltro. Posteriormente, invité a los asistentes a narrar experiencias propias o de mujeres cercanas a ellos que también fui envolviendo. Al final, los espectadores se llevaron cada una de las historias con la promesa de encontrar formas simbólicas de sanarlas.

Fe de hechos forma parte del proyecto Expuestas: registros públicos y fue realizado en Desmontar la representación, Casa del Tiempo de la Universidad Autónoma Metropolitana, México D.F., México y en Festival Internacional de Teatro en las Fronteras, Tijuana, Baja California, México en 2010.

Fotografías:
J. Enrique González