Para Acta testimonial me interesó contraponer dos voces. La primera, escrita sobre los muros de la sala, se compone de los insultos que cotidiana y reiteradamente eran dirigidos a usuarias del Refugio Nuevo Día por parte de sus agresores, en todos los casos sus parejas o esposos. La segunda voz, el audio, le pertenece a ocho mujeres que estuvieron albergadas en el Refugio. Se trata de lo que llamo "réplicas": las palabras textuales y públicas que querrían decirles a sus agresores ahora que han escapado la violencia, con base en el derecho de réplica que establece la legislación mexicana.

Acta testimonial
forma parte del proyecto Expuestas: registros públicos y se presentó en La Celda Contemporáneo de la Universidad del Claustro de Sor Juana como parte de la exposición Inter-voces del 10 de septiembre al 31 de octubre de 2009.

Fotografías:
Lorena Wolffer