El performance Mapa de recuperación consiste en sanar mi cuerpo —que funge metafóricamente como el cuerpo colectivo del número creciente de mujeres mexicanas receptoras de violencia— en ciudades del extranjero. La idea es valerse de métodos curativos ancestrales y propios de las localidades donde lo he presentado para tratar manifestaciones actuales de la violencia de género culturalmente específicas a otro país. Y si bien la obra está centrada en la posibilidad de una sanación colectiva, aborda también la problemática inherente a la idea misma de la traducción: no sólo de un idioma a otro, sino del fenómeno de la violencia hacía las mujeres —que afecta prácticamente a todas las sociedades contemporáneas pero cuyas manifestaciones difieren de una latitud a otra— de un entorno a otro, de una cultura a la otra.

Mapa de recuperación forma parte del proyecto Expuestas: registros públicos y fue realizado entre 2008 y 2013 en:
• Festival Internacional de Teatro Latino Americano, Bahía, Brasil, en colaboración con el Pai de Santo Raymundo
• Festival Internacional de Teatro Latino Americano, Uberlândia, Brasil, en colaboración con el Pai de Santo Marcelo
Experimentica, Chapter, Cardiff, Gales, en colaboración con la yerbera Lara Bernays
9th OPEN International Performance Art Festival, Beijing, China, en colaboración con la acupunturista con Zhang Binbin

[ testimonios ]

Éste es el cuerpo de Paola:
Cada vez que llega a mi casa, me golpea. La última vez llegó a ahorcarme y me sacó el cuchillo.

Éste es el cuerpo de Jazmín:
Me estuvo escupiendo, fue horrible, jamás lo había vivido. Me insultaba, me golpeaba y me escupía en los ojos y en la cara. Fue una sensación de impotencia y de realmente hacerme sentir muy mal.

Éste es el cuerpo de Maribela:
Me golpeó en la cara, en la nariz, tenía la cara roja de sangre. Me quitó los shorts, el calzón y me tiró al piso. Yo gritaba y me metió en la boca una playera. Me dijo que si me dejaba todo iba a ser más fácil. Entraron mis hijos y le rogaron que me dejara en paz. Se fue pero sí me había alcanzado a penetrar.

Éste es el cuerpo de Vanessa:
Una vez me llegó a morder la espalda, me la dejó toda marcada con sus dientes.

Éste es el cuerpo de Graciela:
Una Navidad me amarró del cuello con una cadena de perro de cuero y le puso un candado hacía una pesa. Y me dijo “si te jalas, te ahorcas o puedes salir a la calle para que todos te vean”. Se fue tres o cuatro horas. Mi hija estaba en su cuna.

Éste es el cuerpo de Margarita:
Siempre me pegaba, me pateaba las pantorrillas. Una vez me dijo "Te voy a violar" y lo hizo, Después me tuzó el cabello.

Éste es el cuerpo de Mireya:
Me aventó a la cama, agarró la almohada y me la puso en la cara… me estaba ahogando. Yo ya ni podía hablar, se me salían las lágrimas, como ya me había lastimado de los pulmones, me costaba tomar aire.

Éste es el cuerpo de Haydee:

Siempre me pegaba en la cabeza para que no se notara. Me pegaba con el puño cerrado. Me jalaba del cabello y me tiraba al piso. Yo sólo me quedaba ahí.

Éste es el cuerpo de Adriana:
De repente empezó a jugar, me tira al suelo, toda me mojo porque estaba mojado el suelo. Después él agarró cubetas de agua, me empezó a mojar y me la echaba en la cara. Después me sacó a la calle para que la gente me viera mojada y cerró la puerta.
blanco
Fotografías:
Archivo de la artista