La serie consistió en publicar en el diario La Jornada las réplicas de seis mujeres a las que había entrevistado: mensajes dirigidos a los hombres que cotidiana y continuamente las violentaban. Se trata de las palabras textuales que querrían decirles ahora que han dejado atrás la violencia pero que, sin embargo, sería imposible dada la propia naturaleza de las relaciones que mantuvieron con ellos.

La idea de publicarlas en La Jornada nace de mi interés por hacer visible la violencia de género, por articularla desde las propias palabras y sentimientos de quienes la han sufrido y superado, en uno de los pocos diarios que regularmente aborda y cubre esta problemática. Es una forma de transmitir el mensaje no sólo a personas que reciben y practican la violencia de género, sino a otras que saben que existe y que simplemente la ignoran.

De la misma forma que todos tenemos, según la legislación mexicana, el derecho de réplica, se trata de concedérselos a mujeres receptoras de violencia, quizás por única vez.

Réplicas forma parte del proyecto Expuestas: registros públicos.