Como parte de la muestra Monumenta, el proyecto consistió en intervenir —de manera simbólica— la escultura Malgré tout de Jesús Contreras, ubicada en la Alameda de la Ciudad de México.

La intención fue evidenciar las sanciones aplicables según el Código Penal del Distrito Federal en casos de asesinato y violencia, sobre esta estatua de una mujer esposada en una sugerente pose.

La obra fue expuesta al lado de la estatua original en la Ciudad de México y en pósters y postales distribuidos por la ciudad en 2007.