A partir de las dos acepciones de la palabra alien —extraterrestre e inmigrante—, Alienation buscaba develar el miedo a la invasión cultural, social, política y sexual que subsiste en Estados Unidos con respecto a los mexicanos.

En la obra recurrí a dos estereotipos: la de una mexicana icónica —un objeto sexual y exótico— y aquella otra de una extraterrestre arquetípica y ridícula que, entre otras cosas, sensualmente devoraba un pastel modelado como el mapa de Estados Unidos. El audio estaba compuesto de rap y de diálogos y sonidos extraídos de películas sobre extraterrestres.

Presentado en: JennJoy Gallery, San Francisco, California, EUA en 1998.

Fotografía: Eugenio Castro