Produje esta acción para el proyecto Terreno Peligroso/Danger Zone, un encuentro entre artistas mexicanos y chicanos que organicé en colaboración con Josephine Ramírez y Guillermo Gómez Peña en las ciudades de México y Los Ángeles. La obra consistió en lavar, con sangre y agua, los pies de los otros diez artistas participantes.

Al tratarse de dos comunidades que a menudo se caracterizan por su inhabilidad para comprenderse, mi intención era crear un espacio "limpio" que simbólicamente facilitara un diálogo entre ambas comunidades así como analizar las diferentes reacciones culturales que un ritual católico de humildad podía suscitar en artistas de ambos lados de la frontera.

Presentado en Ex-Teresa Arte Alternativo, México D.F., México y UCLA, Los Ángeles, California en 1995.

Fotografías: Mónica Naranjo